sábado, 28 de noviembre de 2009

Celda 211

La película va de un funcionario nuevo que se queda atrapado en medio de un motín en la cárcel donde empezaba a trabajar al día siguiente.

La semana pasada tuve el placer de ver esta película. No soy mucho de cine español pero me alegro muchísimo de que mi novia quisiera ver esta película porque sencillamente es una obra de arte: buenos actores, buen guión y buena realización.

Me encantó los diálogos dentro de la cárcel que son totales, el personaje de MalaMadre (el actor que está soberbio). El guión es creíble sin giros bruscos aunque manteniendo todo el tiempo la tensión sobre que ocurrirá. El ritmo de la película es perfecto haciendo que los 110 minutos que dura no se nos pasen volando.

Y el final de la película me encantó.

Os recomiendo que si tenéis ocasión vayáis a verla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario pues es la única manera de salir del laberinto