viernes, 20 de agosto de 2010

La historia de Tyria



Tyria, que no se debe confundir con el continente de mismo nombre, es el nombre del planeta. Es el hogar de muchas especies sensibles inteligentes, como Humanos, Charrs, Asuras, Tengus, Centauros, "Dredge", y Enanos - entre muchas otras. Se sospecha que tienen una antiguedad de 11.000 años, cuando los "Giganticus Lupicus" se cree que recorrian el mundo. Sin embargo, no se ha confirmado que albergara vida humana hasta al menos 786 a.É (Antes del Éxodo). Hay tres continentes conocidos, y una cantidad desconocida por explorar. Las profundidades de Tyria son recorridas por una red de túneles subterráneos vinculados por puertas Asura.

Historia


No se sabe mucho acerca de Tyria antes de la llegada de los dioses. Esqueletos gigantes se encuentran exparcidos por todas partes de Tyria, estos son los restos de una raza extinta de grandes gigantes - conocidos como Lupicus Giganticus por los estudiosos -- especie que no ha sido vista por los ojos del hombre.

En 1769 a.É, la primera raza civilizada llegó a suelo de Tyria. Fueron los Olvidados, una raza de serpientes erguidas, convocados de otro mundo a través de las nieblas por los dioses para proteger a las razas del planeta, mientras los Dioses moldeaban el planeta a su gusto. Se dice de Tyria que es el primer mundo creado por los dioses, y después del acontecimiento conocido como el Éxodo, ellos se irían a crear más.

En el tiempo transcurrido desde entonces y el Éxodo, mucho ha cambiado en Tyria. Los seres humanos aparecieron en los tres continentes, condunciendo a los Charr desde el sur de sus tierras ancestrales - lo que ahora se llama Ascalón - forzando a los Tengu y los Centauros de sus hogares y conquistando rápidamente el mundo conocido. Los Olvidados, con su trabajo sin hacer por los seres humanos, construyeron buques poderosos y navegaron hasta el Mar de Cristal, que finalmente se convertiría en el lugar de descanso final de los Olvidados de Tyria.

Sin embargo, una grieta crecía entre los dioses. Los asentamientos comenzaron a aparecer en la costa noroeste de Elona en 175 a.É. Los habitantes de estos asentamientos, conocidos como los Margonitas, no adoraban a todo el panteón (de dioses), sólo a uno: Abaddon, el dios de los secretos y el agua. Barcos Margonitas gobernaban el interminable océano, provocando incómodas relaciones con los olvidados. El enlace ya tenue entre los dioses fue cortado finalmente, cuando Abaddon tomó la decisión más importante en la historia de Tyria: introducir el arte de la magia.

La guerra estalló de inmediato en todo Tyria. Mientras que los humanos luchaban contra los Charr por el dominio del reino de los mortales, los dioses se enfrentaron a Abaddon, en una guerra que se perdió en la historia por más de mil años. Abaddon pudo haber tenido la capacidad de derrotar a dos de los dioses, pero con la fuerza combinada de los cinco - Dwayna, Balthazar, Melandru, Grenth y Lyssa - Abaddon fué vencido.

El golpe final contra Abaddon fue dado en la Boca del Tormento, un ataque cataclísmico que se cree que es por el cual el Mar de Cristal se convirtió en un desierto árido, uniendo a Tyria y Elona en un supercontinente. El Desierto de Cristal y la desolación se formaron ese día. Abaddon fue encarcelado en el Reino de Tormento, literalmente encadenado a un destino eterno de angustia, dolor, miedo y locura. Era el año 1 d.É (Después del Éxodo), y ese fue el año en que los dioses salieron de Tyria para siempre.

Geografía


La Tyria conocida está dividida en tres continentes: Tyria, también conocido como el continente de mismo nombre, Cantha, casa del Imperio del Dragon, y Elona, la Tierra del Sol de Oro. Entre los tres continentes, se encuentran las Islas Bélicas, una pequeña cadena de islas gobernadas por la Orden Zaishen, se encuentran en el interminable Océano que divide Tyria y Elona de Cantha. Las Islas Bélicas son ahora el campo de entrenamiento para los luchadores de élite del mundo.

El norteño continente de Tyria está lleno de grandes cadenas montañosas, densos bosques y selvas, y las ruinas de los que una vez fueron imperios poderosos. Al este se encuentra Ascalon y las Tierras Charr, sumergidos en una guerra aparentemente eterna por el territorio desde cien años antes del Éxodo. Más al sur, a través de las montañas de Blazeridge, se encuentra el Desierto de Cristal y la destrozada península de Orr, donde la ciudad abandonada de los dioses una vez estuvo en pie antes del cataclismo. Ahora todo lo que queda de Arah se encuentra en el fondo marino. Al oeste de Ascalon y al Norte de Orr se encuentra la cordillera Picosescalofriantes, antiguamente en una guerra civil permanente entre los enanos de Deldrimor y los de la Cima de Piedra. Su guerra civil ha terminado igual que su raza, destruida la Cima de Piedra y convertidos en piedra por su lucha con los destructores los de Deldrimor. A través de las montañas Picosescalofriantes al oeste están los sonidos de guerra civil que resonan en el restante único reino humano de Tyria, Kryta. La lucha entre el manto blanco y la familia real bulle, haciendo retroceder a los Centauros a la Selva de Maguuma y más hacia el oeste conforme pasan los días, junto con el manto blanco. Justo al sur de la Selva Maguuma se encuentra la Costa de Bronce, la actual sede de los Asura y la última esperanza del centauro Ventari de traer un poco de paz a su vida. Al sur de allí está la cadena de islas del Anillo de Fuego, que, como Arah, en la actualidad carece de asentamientos humanos.

Al sur de Tyria, a través de los mares del Clashing (también llamados océano interminable) está el continente de Cantha. En comparación con el continente del mismo nombre, el Imperio del Dragón está prosperando, con palacios y bosques que dominan la zona. La realidad es que Kaineng es una sucia metrópolis superpoblada, llena de barrios marginales, pandillas callejeras y parásitos. El único refugio real para aquellos que no tienen ningún título de nobleza es la Isla de Shing Jea, una finca que produce el alimento para todo el Imperio. Sin embargo, esta isla tiene sus propios problemas también - la isla está llena de Tengus -Angchu y Sensali- junto con Nagas y Yetis. Si bien la Angchu han encontrado la paz con los seres humanos, la Sensali son constantemente hostiles a los seres humanos. Aunque los Naga y Yeti normalmente permanecen en sus propios territorios, hay veces en que se aventuran y atacar los asentamientos humanos. Al sur de Kaineng se encuentra el Bosque Echovald y el Mar de Jade, la casa de los siempre rivales Kurzick y Luxon, estados vasallos cuya tierra se ha convertido en piedra por el Viento de Jade; sin embargo brotes de hierba están creciendo a través de la piedra, suelo muerto de Echovald e informes de charcos aislados formandos de agua impregnan el Mar de Jade.

Al sureste de Tyria y al noreste de Cantha está Elona, la Tierra del Sol de Oro. La isla de Istan es conocida por su marina, sin embargo los corsarios atacan constantemente sus asentamientos, y contiene las ruinas más antiguas conocidas de Elona, mientras que la tierra es exuberante, con vegetación. Al otro lado del mar, sobre la masa de agua, está Kourna, una tierra de sabanas, una vez gobernada por un mariscal, aunque ahora la tierra está en el caos desde los acontecimientos del anochecer, con poca agua, a excepción del Gran Río, El Elón, que pasa por en medio de la región. El Elon fluye desde las tierras del noreste de Vabbi al mar. Vabbi es un país próspero, custodiado por Djinns y patria de Hekets y Arpías. Los humanos de Vabbi son de una gran variedad y gobernados por sus príncipes mercaderes. Sus fincas están llenas de lujo y entretenimientos, pero fuera de ellas la tierra es una sabana y está llena de criaturas y otros peligros. Al oeste de Vabbi y al norte de Kourna se encuentra la desolación, un desierto de tierras baldías sulfurosas que son mortales para cualquier cosa que no esté muerta o sea demoniaca y patrulladas por los ejércitos de no-muertos de Palawa Joko.

Entrada original aparecida en Guild Was 2 Online

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario pues es la única manera de salir del laberinto