viernes, 30 de diciembre de 2011

Valoración 2011 e intenciones del 2012

Estamos a un día de terminar el año y no paro de leer valoraciones, deseos de la gente y medidas políticas ridículas que para nada nos sacarán de la crisis.

Así que he decidido hacer un pequeño post valorando mi 2011 y que espero del 2012.

Este año que muere mañana ha sido un año de mucho trabajo en la empresa donde estoy contratado y que me ha tenido bastante cansado mentalmente para poder progresar adecuadamente en la gama de juegos que estoy desarrollando con mi buen amigo Sagraldar.

También he tenido poca inspiración para escribir y la verdad es que eso ha hecho que apenas tenga publicaciones en este blog; si bien Sagraldar y yo pusimos en marcha las crónicas de Vedasto, el blog donde contamos relatos de todas (o casi todas) nuestras partidas de warhammer 40.000

En temas de escritura también empecé hace pocos meses a colaborar con la revista online y blog Cargad donde he publicado un par de artículos en el blog y un especial de Ánima Tactics para el número que está pendiente de salir.

A nivel personal no tengo ninguna queja si no al contrario el año ha sido buenísimo con mi niña y nuestra relación avanza firme y fuerte hacia los 3 años (apenas queda un mes y medio para ello)

Las intenciones que tengo para el 2012 son hacer mi blog/web profesional con mis trabajos, curriculum, habilidades y tutoriales de cosecha propia para ayudar a la gente que esté empezando en esto de la programación y el diseño.

La siguiente y principal es lanzar dos de nuestros juegos al menos el de Facebook y el de navegador independiente.

A nivel personal pues mi intención no es solo que nada cambie si no que sigamos aún mejor.

En cuanto al laberinto, las crónicas de Vedasto y cargad pues espero poder subir mucho más la frecuencia de publicaciones a partir del lanzamiento de uno de los juegos lo cual me dejará mucho más tiempo libre.

Aprovecho para desearos a todos un excelente año 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario pues es la única manera de salir del laberinto