lunes, 30 de abril de 2012

De iOS a Android (1 de 3): Mi historia y mis motivos

Antes de empezar a hablar de lo que ha supuesto para mi el cambio de iOS a Android haré una pequeña introducción de mi historial de móviles.

Desde que tuve mi primer móvil, creo que con 16 o 17 años (ahora la edad es muy inferior por lo que veo en la calle), siempre fui fan de Nokia. Sus móviles eran resistentes, con buenas baterías y excelente calidad de sonido.

Durante esa época en que el término smartphone no existía mi mejor móvil fue sin duda el segundo modelo de Nokia ngage, móvil que sirvió a mi lado fielmente durante más de un año y medio y que creo lo hubiera seguido haciendo de no ser por un accidente (donde mi pierna quedó fracturada y el móvil destrozado).

Después de eso tuve otros dos modelos de Nokia y llegó el momento en en que salió el primer iPhone en españa (el 3G), desde ese día fui usuario de Apple.



Cuando salió el iPhone 4 me lo compré sin dudar por dos motivos: el primero era que la batería del 3G ya no aguantaba casi nada y que el sistema se había vuelto infernalmente lento.

Cuando salió el iPad 1, aunque me llamaba mucho la atención, era un gadget al que pensaba que no le sacaría uso, cuando me lo regalaron vi que estaba completamente equivocado... Ahora creo que necesitaré siempre un tablet en casa puesto que ahora ya ni me planteo encender el ordenador si no voy a programar o ver alguna serie, uso mi iPad para el correo, facebook, twitter, G+ y evernote.

Yo estaba encantado con mi iPhone 4 y mi iPad 1 (a pesar de que ya estaba a punto de salir el 3). Todo iba bien con ambos: la experiencia de uso es magnífica y el sistema operativo perfectamente equilibrado con su hardware, sin embargo, todo cambió hace unas semanas.

En el iPhone 4 me ha empezado a fallar el botón de home, lo que me obligó a sacar el Assistive Touch que simula el botón central. Lo peor es que ya son 3 las personas que conozco físicamente (nada de leídas por internet y esas cosas difíciles de probar que sean reales) con el mismo problema. En la Apple Store están encantados de cambiártelo por 149 euros, para mi eso es inaceptable.

Para terminar de acrecentar mi malestar el iPad 1 desde la versión 5.1 es un infierno usarlo (lo mismo que pasó con el iPhone 3G en la maldita versión 3.2). He probado a restaurar a los ajustes de fábrica, configurar como si fuera nuevo e instalar las aplicaciones mínimas pero nada. Esta estrategia les funcionó para que me pasara al iPhone 4 desde el 3G pero me temo que no les va a funcionar para el iPad 3, que si tenía intención de comprarlo por voluntad propia pero ahora que me fuerzan a ello paso.

Como terminaba mi permanencia con movistar pensé en pillar un móvil libre de gama media/baja de Android (el nokia Lumia fue también una opción pero tras probarlo en una tienda de Nokia se me quitaron las ganas) e irme con alguna operadora virtual (Pepephone era la candidata). Sin embargo, esta idea se fue de mi cabeza en cuanto escuché el telar del geek (uno de mis podcast tecnológicos favoritos) se me quitaron las ganas de un móvil de gama media y menos pantalla que el iPhone así que comencé a buscar un móvil de gama alta puesto que ya sabía que cualquier otra cosa me decepcionaría y enturbiaría mi primera experiencia con el bonito robot verde.

Varios fueron los modelos Android candidatos que he probado. Los voy a numerar y decir el motivo por el que los he descartado dejando para el final al ganador:

- Samsung Galaxy SII: Descartado directamente, no me gusta lo grande que es pero sobre todo no me gusta mucho la personalización de Samsung, demasiado intrusiva.

- HTC: No recuerdo que modelo me enseñó la chica de la tienda de movistar de Gran vía en Madrid (la mejor tienda a la que puedes ir si quieres algo de Movistar), la verdad, porque ya sabía que no lo iba a querer porque tampoco me gusta la personalización que HTC le hace a su versión de Android.

- Nexus One: Este fue mi primer candidato a pesar de su pantalla de 4,5 en especial porque al ser de Google no llevaba personalizaciones de fabricantes y siempre tiene rápidamente la última versión de Android, pero movistar no lo tenía entre los modelos a financiar así que lo tuve que descartar ya que no dispongo de ese dinero para comprarlo libre (e irme a Orange o Vodafone está descartado porque mi experiencia con ambas operadoras siempre han sido malas)

- Samsung Galaxy Note: Me encanta su diseño y funcionalidad pero la pantalla de 5,3 es demasiado grande para ser un teléfono (aunque si hubiera sido una tablet algo más barata si que me hubiera gustado pillarla) y tiene de nuevo el lastre de la personalización de Samsung aunque en este modelo no me desagradó tanto.

- Sony Xperia S: Este fue el ganador. El nuevo modelo de Sony en su gama Xperia (el primero sin el "Ericsson" en el nombre), su personalización sobre Android es ligera y menos intrusiva que las de HTC o Samsung. Además, en diseño y comodidad en la mano les gana a todos los modelos que he probado.

Con esto termino la primera parte de mi paso de iOS a Android. Quedan dos partes más para este artículo:
 - En la segunda parte analizaré las diferencias que he encontrado entre iOS y Android, las cosas que me gustan más en iOS y las que me gustan más en Android. Pero aclaro ya que no voy a intentar decir en ningún momento cual es mejor o peor eso se lo dejo a los fanboys de ambas marcas.
- En la tercera parte haré un análisis a fondo del terminal

Serie completa:
- Parte 1: el motivo del cambio (estás aquí)
- Parte 2: El sistema operativo
- Parte 3: El móvil elegido

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario pues es la única manera de salir del laberinto