jueves, 3 de mayo de 2012

De iOS a Android (3 de 3): Sony Xperia S


El terminal por el que finalmente me decidí es el Sony Xperia S, si bien es cierto que el Nexus era mi primera opción al ser un Android puro sin fabricantes de por medio el Sony Xperia S me enamoró por su diseño mucho más bonito que el del Nexus y la personalización de Sony a pesar del buen número de aplicaciones que jamás usaré que trae no me disgusta (al contrario que las de HTC o Samsung que me parecen aborrecibles :S)

Siempre me habían parecido los móviles de 4 pulgadas algo grandes pero tras tener el Nexus en el trabajo en las manos me di cuenta de que tampoco lo eran tanto y este tiene 4,2 pulgadas un poquito menos que el nexus y se sujeta muy bien a una mano y puede escribirse casi perfectamente con una mano, si bien es cierto que cuando con el pulgar trato de llegar a la otra esquina a veces pulso la tecla que está antes por lo que es más cómodo escribir a dos pulgares (cosa a la que yo todavía no me he acostumbrado pero me voy acostumbrando poco a poco)

El diseño está muy cuidado y destaca por esa pequeña banda transparente que tiene en la parte inferior.




En esta banda podemos apreciar los iconos de los botones de atrás, home y opciones que todo terminal Android debe poseer, sin embargo, no es ahí donde están esos botones si no un poco más arriba en los tres puntos blancos que pueden verse encima y que serán los que nos guíen para los dedos. Esta banda también se ilumina cuando recibimos una llamada o ocurren ciertos eventos en el sistema.

Estos botones responden muy bien a las pulsaciones aunque a mi a veces me ocurría al principio que los pulsaba sin querer (sobre todo el de atrás) al estar justo debajo de la pantalla pero una vez te acostumbras a la forma de agarrarlo (tened en cuenta que vengo de un iPhone cuyo tamaño es mucho menor) este problema desaparece.

En el lateral derecho del teléfono tenemos los botones de audio (que hacen de botones de zoom cuando nos encontramos en la cámara), la salida de micro-HDMI (sony incluye el cable en la caja cosa que es de agradecer) y el botón para disparar la cámara.

En el lado izquierdo únicamente tenemos el conector micro-USB para cargar el teléfono (o transferir datos). La única queja que tengo de los laterales es las tapas de ambos conectores que la verdad dan una mala sensación de fragilidad cosa extraña teniendo en cuenta lo cuidado que está el resto del diseño.

En la parte superior tenemos el conector de los auriculares y el botón de bloqueo/apagado.

En la parte de atrás encontramos, centrada en el terminal, la cámara y su flash LED. La tapa puede extraerse para introducir la tarjeta SIM y aunque viene tapada y atornillada la batería es extraíble.

Ahora voy a escribir sobre las especificaciones técnicas en las que no voy a detenerme demasiado porque otros blogs mucho más técnicos que yo seguro os lo explican mejor.

Posee un procesador Qualcomm de doble núcleo a 1,5 GHz y 1 GB de RAM que hacen que el móvil responda con una perfecta fluidez al abrir aplicaciones o reproducir los variados efectos y transacciones que posee la personalización de Sony. La verdad es que me alegro que no monte cuatros núcleos ni nada parecido porque pienso que a los fabricantes se les está yendo mucho la cabeza con la potencia sin control que hace que el móvil apenas te dure en funcionamiento al consumir la batería mucho más rápido de lo necesario (a pesar de lo optimizado que estén esos procesadores).

Su pantalla es un panel tactil TFT de tipo "Reality Display" que hace unido a la tecnología Bravia Engine podamos disfrutar de una resolución de 1280x720 píxeles, 342 ppp y colores muy vivos y reales.

El sistema cuenta con lo que se denomina retroalimentación háptica que da pequeñas vibraciones al pulsar opciones o el teclado, cosa que yo ya he desactivado porque no me gusta nada y considero que es un gasto de batería innecesario pero seguro que a los que les gusta llevar activados los soniditos cuando pulsan teclas esta función les entusiasmará.

La batería es el punto débil, como en todos los smartphones, dando como mucho un día y medio de autonomía aunque si haces uso medio intensivo de datos y unas pocas llamadas te lo puedes fundir en menos de 12 horas.

Otro punto que me gusta mucho es el chip NFC que conecta y las smartTags de Sony (que vienen dos incluidas con el móvil libre y que puedes solicitar gratis por Fax si lo compras asociado a Movistar). La aplicación que viene para gestionar estas tarjetas nos permite programar diferentes acciones que se ejecutarán al pasar el móvil cerca de la tarjeta como poner el móvil en silencio en la tarjeta de la oficina o apagar los datos al pasarlo por la de casa o encender bluetooth y manos libres al pasarlo por la tarjeta del coche.

La cámara también es una maravilla posee un sensor de tipo retroiluminado de 12,1 megapíxeles con apertura de 2,4 y zoom digital de 16 aumentos con un flash Led convencional. La toma de fotografías es bastante rápida (1,8 segundos aproximadamente). La cámara frontal es de 1.3 megapíxeles y 720p más que suficiente para alguna que otra videoconferencia.

Como curiosidad anecdótica ya que ningún juego de los 16 me llama la atención podemos encontrar la playstation store accesible para el Sony Xperia S. Los juegos disponibles son Twisted Metal, Kula World, MediEvil, Rayman, Jumping Flash!, Destruction Derby, WipEout, Jet Rider, Jet Rider 2, Cool Boarders, Cool Boarder 2, Kurushi Final, Evertbody’s Golf 2, The Little Mermaid II, Championship Bass y Driver, y cuestan alrededor de 4/5 € cada uno. Ojalá hubiera estado el final fantasy VII y me lo hubiera comprado del tirón.

También, si no me equivoco es el primer móvil Xperia que no sale con la marca sony ericsson si no directamente como Sony Xperia S (y así será a partir de ahora para todos los móviles Sony)



En conclusión, yo estoy encantado con este terminal, sin duda mejor teléfono que mi antiguo iPhone 4 (normal puesto que es más moderno) y que combinado con el sistema operativo del precioso robot verdad hacen que personalmente para mi sea el mejor smartphone que he tenido nunca.

La parte negativa que le veo al terminal es la duración de la batería y que aunque en la caja te ponen que ya trae Ice Cream Sandwich lo cierto es que Sony aún no ha liberado esta versión para el Sony Xperia S y nos toca esperar a algún momento indeterminado de Mayo o Junio (si cumplen con la promesa de que será en el segundo trimestre de este 2012)



Serie completa:
- Parte 1: el motivo del cambio
- Parte 2: El sistema operativo
- Parte 3: El móvil elegido (estás aquí)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario pues es la única manera de salir del laberinto