viernes, 4 de mayo de 2012

Y cayeron del cielo... Pensamiento previos a la batalla

Esta tarde/noche juego contra Sagraldar la partida final de nuestra campaña por el planeta Rhelus. Ha sido una campaña muy buena aunque salpicada de temporadas sin jugar por la falta de tiempo y la pereza de tener que alternar el uso de los Tau que originalmente participaban en la campaña por el abandono del tercer jugador (se le medio perdona porque fue por cambio de ciudad).

La campaña tenía 3 ramas por bando y la verdad es que ha sido muy curioso como solo en la última partida del caos (mi ejército) logró una victoria. Hasta ese momento el ejército rival siempre ganaba en la rama de los demás, Los Tau terminaron su rama completa sin lograr una sola victoria.

Si hoy gano yo con mis caóticos muchachos la campaña puede darse como mía al tener una victoria en mi rama. En caso de ganar Sagraldar pues supongo que tendremos que jugar una última batalla que lo decida todo la semana que viene o después de sus exámenes.

La verdad es que no he tenido tiempo de preparar una lista pero tampoco me costará mucho ya que será elegir algunas de las unidades que he estado usando durante toda la campaña (por aquello de mantener el trasfondo coherente de nuestra campaña medio narrativa medio en árbol)

Me preocupa bastante enfrentarme a los marines espaciales leales por varios motivos:

- que voy con una lista de marines del caos que contra marines leales pues creo que está un poco desactualizada;

- que nunca he jugado contra marines en quinta edición (de hecho jamás lo hice en cuarta y solo en dos o tres ocasiones en tercera)

- Y que es una misión de planet strike cosa que con sus capsulas de desembarco y exterminadores teleportados es bastante letal.

Mi idea es meter todas las unidades en tanques (cosa que me funcionó bastante bien la vez que jugué con guardias imperiales un planetstrike como defensor) y dejar en reserva un dreadnoguht y unas motocicletas que se encarguen de aparecer para apoyar a mi ataque en el segundo o tercer turno ya con todo lo de los marines sobre la mesa.

Sobre la mesa estarán una o dos escuadras mil hijos para ignorar la armadura marine y sus aliados portadores de plaga con plasma y fusión para lo mismo, un príncipe demonio de nurgle y tengo que decidir si mi señor del caos o mi hechicero (probablemente el señor). Con los puntos restantes exterminadores en land raider y creo que poco más me dará para meter.

Esta entrada se va a publicar automáticamente durante la partida mañana publicaría otra con el resultado y las impresiones. El relato como siempre primero estará en Crónicas de Vedasto (seguramente lo publique el lunes o el martes) y una semana después aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario pues es la única manera de salir del laberinto