jueves, 5 de julio de 2012

Contraataque en Rhelus: Prólogo

El joven acólito del Gran Inquisidor Evalius miraba desde la ventana de observación el planeta de Rhelus mientras la flota se acercaba a toda velocidad a él.



Podía sentir la energía disforme que llenaba el planeta, tras los informes iniciales del ataque Tau, las noticias habían llegado muy despacio y fragmentadas hasta que al final se confirmó lo peor los traidores del capítulo Fuego del Emperador, ahora conocidos como Fuego de la transformación habían aparecido en el planeta sin flota ni ninguna esperanza de salir y habían comenzado un ritual de aviesas intenciones que en primera instancia fue detenido por los valientes arbites y guardias imperiales de la colmena, sin embargo, el conflicto con los Tau había debilitado y dividido a las fuerzas imperiales en varios frentes que permitieron al caos ganar terreno aplastando finalmente a los Tau y a gran parte de las defensas imperiales.

Las últimas noticias que tenían de los defensores del planeta fueron la petición de ayuda desesperada pues los muros y generadores de escudos fueron tomados por el caos.

Después de eso había reinado el silencio desde el planeta, sabían que finalmente el caos había hecho algún tipo de ritual pero nada más... no sabían con que intenciones y las naves de exploración que habían mandado no habían dado ninguna lectura del planeta pues la alterada atmósfera del planeta impedía que los sensores la traspasaran, finalmente, y dada la importancia del planeta, la inquisición pidió a los caballeros grises que viajaran al planeta y trataran de erradicar la amenaza y si el planeta no podía ser recuperado que lo destruyesen.

Evalius ordenó que su acólito fuera como observador para comprender más sobre el corrupto capítulo de marines. Al maestro de los caballeros grises no le hizo demasiada gracia la exigencia pero Evalius era muy importante en la Inquisición y no debía negarse.



Este pequeño prólogo que he escrito sería para dar los últimos coletazos a la campaña de Rhelus que aunque en cierta medida ganada por el Caos pues aún puede dar algo más de si añadiendo el destino del planeta a nuestra última batalla de quinta edición donde se enfrentarán la sorpresa dejada atrás por los marines del caos en su huida (demonios) contra los caballeros grises (que desde que salió su códex el bueno de Sagraldar todavía no lo ha usado para partirme la cara)

La partida, si no se tuerce nada, se jugará mañana día 6. Veremos que tal y lo mismo hago una mini retransmisión por twitter para aprovechar el recién estrenado router wifi de Sagraldar :P

2 comentarios:

  1. Un gran prólogo, sin duda!

    SUERTE!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ;)
      Voy a necesitarla sin duda porque en quinta no veo a los demonios haciendo nada pero le debía a Sagraldar una partida de caballeros grises contra demonios y que mejor que hacerlo doble: la última partida de quinta y la primera de sexta :D

      Eliminar

Deja tu comentario pues es la única manera de salir del laberinto